Dos de magas: un espectáculo completo

El pasado viernes 23 tuve la gran suerte de poder asistir a la Cripta Mágica, una de las salas de magia más prestigiosas de la geografía española. Cuenta ya con más de 32 años de antigüedad y por las tablas de ese escenario han pasado muchos de los mejores magos no sólo de España, sino del mundo.

No era la primera vez que iba y siempre he notado que es un lugar donde se respira magia a tutiplén. Es, de por sí, un sitio mágico. Tan sólo te digo, amigo lector, que si no has estado, no puedes llegar allí y presentarte como si nada, como un simple mortal. Cuando reservas entradas te dan una contraseña que tienes que decir en la puerta. El resto, dejaré que lo descubras por ti mismo. Te gustará.

Después del aporte histórico continuemos, pues, con la otra historia. Fui el viernes a ver el espectáculo “Dos de magas”. Si ya es difícil encontrar una maga en este caso tenemos a dos: Anibel y Dream.

Dos magas de altísima calidad pero muy diferentes entre sí, lo que nos lleva a conseguir un show completo. Magia, danza y mucho humor nos acompañaron durante la noche.

Teresa Dream nos transportó al mundo de la fantasía con números tan impresionantes y técnicos como los aros chinos o el clásico bastón bailarín. Éste último, como su ejecutante, baila. Pero baila de verdad, se le ve danzar flotando en el escenario. Sin duda fue el número que más me gustó. Dream, experta en magia visual y musical por su formación, consiguió hacernos atravesar el espejo llegando al imposible a través de la belleza y el asombro.

Anibel, por otro lado, interpretó cuatro personajes. Cada uno más divertido que el anterior. Una vidente, una cabaretera de los años treinta, una niña y una china. Todas ellas magas, a su modo, y todas ellas bien trabajadas con su forma de hablar, de comportarse, de actuar… Se nota que ha habido un largo trabajo detrás de cada personaje. Incluso el tipo de magia que realizaba cada una encajaba muy bien con ellas. Números cómicos tanto individuales como con participación del público

Además, un par de actos fueron conjuntos y esto me llamó la atención. Normalmente cuando actúan magos en un mismo show o lo hacen uno detrás de otro o en el caso de hacerlo conjunto casi siempre es un número musical, ya que se pueden compatibilizar más fácilmente los dos roles. En el caso de las dos magas fueron números hablados, cómicos e impresionantes. Podría considerarse casi como un sketch interactivo. Una maravilla.

La verdad es que tenía muchas ganas de ver en acción tanto a Dream como a Anibel y me sorprendieron gratamente. Todo un placer poder disfrutar de su magia. Sin duda, no será la última vez que asista a verlas.

Dream y Anibel son el Yin y el Yang, don Quijote y Sancho Panza, la contraposición perfecta que hace que el espectáculo sea uno, entero y completo. Desde aquí mis mejores deseos para ellas, para el show y para la Cripta.

 

De izquierda a derecha: Anibel, Luis Noval, Coral Serrate, Teresa Dream

 

 

 

 

 

2019-02-25T12:58:37+02:00